La leyenda del Santo Grial Gallego

La localidad de O Cebreiro es un lugar repleto de historia, cultura, religión y atractivo natural que anualmente convoca a decenas de turistas y locales que parten de allí en su peregrinación por el Camino de Santiago, pero este sitio esconde además la leyenda del Santo Grial Gallego, descúbrela.

Contexto histórico del lugar

La localidad de O Cebreiro es una vieja aldea con estructuras particulares llamadas pallozas, que en la actualidad conforman un museo etnográfico pero anteriormente eran las viviendas características.

Se ubica a uno 1.300 metros de altura sobre el nivel del mar y forma parte de la comarca de Os Ancares, uno de los parajes más hermoso de Galicia.

Esta localidad se considera la puerta de entrada al Norte de Galicia y pertenece además a la ruta de peregrinaje del Camino de Santiago, esta consideración no fue atribuida al azar, sino que se debió a la relevancia religiosa del lugar.

Piedrafita cuenta durante casi todo el año con temperaturas bajas, pero en invierno llega la nieve y descienden mucho más.

En este hermoso paisaje helado se hacen presentes la historia, la cultura y la religión con las pallozas, su tradicional queso Cebreiro y su leyenda del santo Grial Gallego.

La leyenda del Santo Grial Gallego

Esta mágica historia tiene relación con la pertenencia de O Cebreiro al Camino de Santiago, principalmente porque en la aldea se daba hospedaje a los peregrinos.

La iglesia de Santa María a Real do Cebreiro es, por mucho, la más antigua de la ruta jacobea y su ubicación es estratégica, ya que en la antigüedad cuando le paisaje se tornaba frío, nublado y la visibilidad era escasa, hacían sonar las campanas del templo para que los peregrinos pudieran orientarse durante su recorrido.

El Santo Grial es la copa empleada por Jesucristo durante su última cena y según la leyenda, fue utilizada por José de Arimatea para recolectar la sangre de sus heridas ocasionadas por el centurión romano.

Aunque el grial debía ser llevado en principio a Britannia para su resguardo, se cuenta que se desvió hacia Galicia, a la localidad de O Cebreiro,

Sin embargo, esa es solo una parte de la leyenda. Según se cuenta, durante el siglo IX en la iglesia se presentó un humilde poblador de un lugar cercano a la misa dominical en la capilla lateral y fue rechazado por el monje.

Dios ante esto, a manera de castigo para el clérigo, convirtió en la eucaristía el pan en carne y el vino en sangre e hizo que la imagen de la virgen se arrodillara con respeto, lo que enmarcó la historia del Santo Grial Gallego.

La historia llegó a oídos de los Reyes católicos, quienes visitaron el templo para conocerlo y llevarse las reliquias que allí reposaban, ante esto, los caballos a la salida de O Cebreiro se frenaron y no continuaron el recorrido de la realiza de vuelta a su hogar, por el contrario, los corceles por sí solos volvieron a la iglesia.

Esto fue interpretado por lo Reyes como una señal y devolvieron las reliquias, añadiendo además un relicario que aún hoy se conserva en el lugar. También se cree que en el templo reposan los restos del monje y el poblador, además de que la imagen de la virgen, según cuentan, aún conserva su posición de rodillas y con la cabeza inclinada después del milagro realizado por Cristo.

Aunque todas estas historias forman parte de la fiel creencia religiosa en el lugar, la verdad es que se trata de leyendas y hasta la fecha no se sabe a ciencia cierta si sucedieron o no en verdad.

Sin embargo, esto no le impide a los creyentes visitar anualmente el lugar y tomarlo como punto de partida para su peregrinaje por el Camino de Santiago.